Carta al señor Marín.


AMPA CEIP Garcilaso de la VegaPadres y madres del AMPA del CEIP Garcilaso de la Vega (Toledo) critican las contradicciones existentes en la reciente orden por la que la Consejería de Educación de Castilla-La-Mancha convocaba ayudas para la adquisición de materiales en primer y segundo curso de educación primaria. El Observatorio de la Educación Pública de Toledo se hace eco de dicha misiva.

·     ·     ·     ·     ·     ·     ·

Buenos días, señor Marcial Marín. Nos dirigimos a usted para hacerle llegar nuestro parecer en relación a la gestión que usted está realizando de los presupuestos de su Consejería.

Recientemente se ha publicado la Orden de 23/10/2013 de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, donde se convocan subvenciones para la adquisición de materiales curriculares para el curso escolar 2013/2014.

El primer párrafo de dicha Orden dice “La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, establece, de acuerdo con los valores de la Constitución e inspirados en los principios de calidad de la educación para todo el alumnado, que se garantice la igualdad de oportunidades y la no discriminación por razones personales, culturales, económicas y sociales independientemente de sus condiciones y circunstancias”.

En el desarrollo de la misma se establece que hay un crédito destinado para la financiación de dicha convocatoria de 1.550.000,00 euros, que será repartidos en cuantías de 70 euros para aquellos alumnos cuya familia tenga una renta per cápita no superior a 2.130,04 euros y de 50 euros si la renta per cápita de la familia es superior (¡hasta el infinito¡).

Nuestras familias son afortunadas, y de los 180 euros que hemos gastado de media en la compra de los libros (¡solo los libros¡) de nuestros hijos esperamos recibir 50 euros, que ayuden a nuestras maltrechas economías. El problema lo tiene el compañero de nuestros hijos, MANUEL. Su familia está pasando auténticos apuros económicos y sus padres no han podido comprarle los libros a su hijo, motivo por el cual no pueden participar en las subvenciones que ha convocado.

Se lo explico, es muy sencillo. Según indica la convocatoria, en la documentación aportada es obligatorio presentar la factura de los libros de texto, una factura que la familia de Manuel no tiene porque no tiene libros, y ninguna ayuda por su parte para adquirirlos. Es una pena comprobar que hay presupuesto pero que este no llega a quien más lo necesita, ¡POBRE MANUEL!

Por cierto, Manuel tiene una hermana mayor. Se llama María. El caso es que María tampoco tiene libros de texto. La niña podría haber disfrutado del Programa de Reutilización de libros de texto (esos que tienen ya más de siete usos), pero el caso es que no sé si el padre no se enteró de que tenía que solicitarlo, o es posible que no tenga Internet, o se le haya estropeado el ordenador, o incluso puede que le haya parecido muy difícil la solicitud telemática con el programa Papás 2.0. El caso es que por alguna razón María tampoco tiene libros. ¡POBRE MARIA!

En definitiva, señor Marín, ¡qué le vamos a decir! Perdone mi atrevimiento, seguro que tiene un grupo de asesores que busca la mejor forma de gestionar los recursos económicos. Nosotros solo nos preocupamos por la educación de nuestros hijos y sus amigos.

Grupo de padres y madres del AMPA del CEIP Garcilaso de la Vega (Toledo).

Anuncios

10 Respuestas a “Carta al señor Marín.

  1. La administración tiene poca sensibilidad. ¿Para qué sirven los asesores y los cargos de confianza? Si un niño se queda todo un curso sin libros, ¿quién es el responsable? Parece que la respuesta lógica es pensar que ni el niño ni sus padres lo son. Buscamos otros culpables, los profesores, que no se preparan sus propios materiales. Por cierto, esos materiales que deberían preparar los profesores ¿cómo llegarían hasta ese niño?, ¿en fotocopias? Alguien deberá pagarlas, hacerlas, conservarlas… Me parece que desviamos la mirada del verdadero culpable, que no es otro que el que firma la dichosa orden. Me recuerda esta situación a una pregunta que siempre me hacía cuando era pequeña y venían los Reyes Magos, ¿todos los niños que tenían menos juguetes que yo habían sido malos? ¡Uf! ¡Qué suerte habían tenido mis padres conmigo!

  2. El AMPA del Colegio Garcilaso de la Vega realiza los días 12 y 13 de diciembre un “mercadillo solidario”, el fin es ayudar a los niños del centro con menos recursos económicos. Agradecer de antemano la colaboración de toda la comunidad educativa del centro y de los vecinos del barrio que participan, como ya lo hicieron en los DOS MERCADILLOS QUE REALIZAMOS EL CURSO PASADO. Muchas gracias por vuestra solidaridad e invitaros a asistir los días 12 y 13 de 12:30 A 17:00 horas.

  3. Los políticos, cuando opositan (jajaja), lo hacen (no, no lo hacen) teniendo que crear todo un programa político en base a las demandas de la sociedad. ¿Por qué no se ponen a cumplir sus promesas y tiran de troika que da gusto?

  4. Es una pena que, en estos tiempos en los que todos ajustamos nuestros gastos al máximo y procuramos no malgastar ni un euro, resulte que estas ayudas de 50 euros se concedan a familias que no las necesitan (sí, los banqueros, políticos, asesores y demás titulares de mamandurrias varias también tienen hijos).
    Por otro lado, deja sin argumentos a los que desde la Administración responden a todo que “no hay dinero”. Sí hay dinero, pero solo para lo que ellos quieren: rescatar autopistas, regalar dinero a los bancos y sus accionistas… y dar ayudas a gente que no las necesita.

  5. En cualquier caso, siendo el caso como se presenta en la carta, efectivamente, deberían replantearse cómo se dan las ayudas y las incoherencias en los criterios…

  6. Al igual que en España, en Bruselas, la participación en cualquier AMPA es voluntaria y, por lo tanto, no suelen ser muchos los padres y madres que se involucren en ellas. Pero el número de participantes no parece limitar su acción: se buscan conferenciantes para hacer escuela de padres, se hacen reuniones mensuales, “quedadas”, cenas, mercadillos para recaudar dinero… (por lo menos en la de mi hijo). En cuanto a la ayuda de la Administración no puedo afirmarlo o desmentirlo, aunque, tal y como funcionan las cosas aqui, lo dudo mucho. En cualquier caso, si cualquier escuela como comunidad eductavia que es, está llamada a la autogestión, a lo mejor habría que empezar por aprender a implicarse y gestionar adecuadamente los recursos. Vuelvo a reiterar lo que he dicho: 1. los profesores, concocedores de las situaciones de los alumnos, deberían informar a la Asociación de Padres de las situaciones. 2. La Asociación de Padres debería replanearse sus funciones o actividades. Un éxito las fiestas finales de curso (y hablo precisamente del colegio en cuestión puesto que las conozco), pero no en la ayuda a sus miembros. Que el Gobierno Autonómico está gestionando mal los recursos o que los podría gestionar mejor, vale. Pero ya está bien de quejarse de lo que hacen o no hacen los políticos esperando a que “Papá Estado” nos solucione la papeleta. Si queremos educación de calidad, eso no depende de que la Administración nos pague los libros, depende de que nuestros profesores se apliquen el cuento buscándose mil vueltas para llegar a todos; depende que los padres nos apliquemos el cuento sobre las necesidades de las escuelas de nuestros hijos, etc, etc. Una vez más, no digo que la Administración lo esté haciendo bien o mal, lo que digo es que no me parece bien quejarse de lo que otros hacen o no hacen, cuando uno mismo lo podría hacer mejor. El tema de los libros en concreto, me parece llamativo lo que he apuntado en mi anterior comentario: no existe obligación por parte de los profesores de utilizarlos; en su oposición sí que la tuvieron de presentar toda una programación con contenidos, etc, etc. Osea, que para preparar una clase, bastaría con algo de dedicación y material tan asequible como folios y lápices. Y ahora con las nuevas tecnologías ni te cuento. Es tremendamente curioso como uno de los criterios para elegir un libro o no pueda ser el “regalito” que tal o cual editorial hace al centro. Pues no pongo en duda que tal o cual regalito puedan ser necesarios, pero a lo mejor tener un nuevo reproductor de cd, le sale a cada a lumno por 30€. No creo que un reproductor de cd, lo valga. Osea, que volvemos a la responsabilidad en la gestión de los recursos…. y no sólo por parte de los políticos.
    Para terminar, no quiero cebarme en el caso de este pobre hombre para el que seguro, el menor de sus problemas será que sus hijos tengan libros, pero, independientemente de que no sea justo ni creo que legal, que un trámite de la administración se haga sólo por internet, existen puntos de acceso al mismo en las oficinas de la Administración al servicio del ciudadano. Por lo menos era así hace un año…

  7. Hola Guadalupe, ¿sabes si las AMPAS de Bruselas reciben algún tipo de ayuda de la administración?. Conoces como se gestionan en España o al menos en Castilla La-Mancha, sin ningún recurso económico, con el trabajo voluntario y altruista de los pocos padres involucrados en la educación de sus hijos (posiblemente no interese a la Administración que sea de otra forma porque desde luego no lo fomentan). Es que, como tu dices, el derecho a la igualdad en educación la tienen que asegurar las almas caritativas con su solidaridad y esfuerzo (eso es lo que esta pasando, pero debería ser así).

  8. sin ánimo de generar polémica… ¿para qué sirve una asociación de padres? Quiero decir. En Bruselas, donde resido ahora,, entre otras cosas, se preocupan por las necesidades de los estudiantes a nivel escolar y, por ejemplo, procuran recaudar dinero para abaratar los costes de las cosas (viajes, equipamiento) a aquellos familias que no puedan permitírselo. ¿No deberían actuar así todas las Asociaciones de Padres? Queda muy bonito y “moderno” escribir cartas al director, al Consejero, al Presidente.. pero si sabían que se tenían que pedir los libros por internet y ese buen hombre no lo tenía, ¿por qué ningún alma caritativa se lo pidió? Si sabían que para poder pedir la ayuda, antes tenían que comprar los libros, ¿por qué en las súper fiestas de fin de curso no hacen por recaudar dinero vendiendo montaditos de lomo en vez de contratar a una empresa externa para así luego facilitar la vida a sus propios hijos y compañeros? Para terminar, una reflexión en torno al “maravilloso mundo de los libros”. La Administración, la Consejería de Educación, no exige que se tengan que comprar libros. Lo único que exige es que se cumplan los contenidos mínimos sobre lo que tienen que aprender los niños. Los maestros, cuando opositan, lo hacen teniendo que crear todo un programa educativo en base a esos requisitos mínios. ¿Por qué no se ponen a recabar sus propios materiales y tiran de libro que da gusto?

Aporta tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s